Salvador y Ana se habían conocido hacía 4 años uno de los veranos que ella había ido a casa de sus abuelos. Habían congeniado rápidamente, no es que compartieran las…
Seguir leyendo